Artículos

Verano: Protege tus ojos de la radiación solar

¡Llegó el momento de usar mucha protección solar y exponerse en las horas de más calor! En cuanto llega el verano, los médicos, la televisión y los periódicos nos recuerdan que debemos proteger nuestra piel del sol. Además, en los últimos años se ha demostrado lo importante que es protegernos incluso durante el invierno, cuando estamos menos expuestos al sol.

Lo que a menudo subestimamos es que la exposición a la luz solar ultravioleta (UV) no es un problema que afecta solo a la piel, sino también a nuestros ojos. Ciertas condiciones como la afaquia (enfermedad en la que el cristalino no está presente en el ojo) o el uso de medicamentos fotosensibilizadores, pueden hacer que los ojos sean más sensibles al daño de la radiación solar. Además, en una población sana la protección ocular adecuada de los rayos UV puede prevenir enfermedades oculares como cataratas y pterigión.

Muchos estudios han evaluado la eficacia de algunas medidas de protección contra los rayos UV; en la prevención del cáncer de piel y la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere una serie de precauciones sencillas para protegerse como: el uso de sombreros, protector solar y mantenerse a la sombra cuando sea posible, especialmente al mediodía cuando la luz del sol es más fuerte. De hecho, se ha demostrado que estas medidas tienen un efecto en la reducción de la exposición de la piel a los rayos UV y en la prevención de enfermedades dermatológicas.

¿Y qué hay de los ojos? 

Para la protección de los ojos, las principales medidas de prevención son similares a las que utilizamos para proteger nuestra piel e incluyen el uso de sombreros, gafas de sol y permanecer a la sombra, especialmente durante las horas de más calor. Sin embargo, con la excepción de los estudios centrados en el uso de gafas de sol, los estudios que exploran la eficacia de las medidas protectoras utilizadas para proteger el ojo del daño de los rayos UV son menos frecuentes que los relacionados con problemas dermatológicos.

Gracias a un estudio muy reciente, que proporcionó datos cuantitativos sobre el ojo protegido y desprotegido cuando se expone a la radiación solar UV, hoy sabemos más sobre qué medidas son más efectivas para proteger nuestros ojos de la luz solar. El estudio demostró que los rayos UV tienen un efecto biológico sobre el ojo a pesar de la adopción de diversas medidas de protección.

De hecho, 8 horas de exposición a la luz solar dan como resultado una exposición hasta 15 veces superior a los límites recomendados por la ICNIRP (International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection).

Según las mediciones registradas, durante los meses de verano no se debe estar de pie durante más de 30 minutos frente al sol sin protección para los ojos. Por otro lado, en el caso de que se tomen medidas de protección para proteger los ojos, puede ser aceptable permanecer al sol hasta 60 minutos, en el caso de exposición alta a los rayos UV.

Las medidas más efectivas para proteger los ojos de los rayos UV

El estudio analizó diferentes tipos de medidas de protección solar adoptadas para proteger los ojos de la exposición a los rayos UV, en el horario comprendido entre las 8.00 y las 16.00 horas.

Según los resultados, el uso de lentes de graduación es la medida de protección menos efectiva (reduce la exposición en un 34,13%), seguida de las gafas de sol (con un aumento significativo de la protección, hasta el 92,56%), la sombrilla (93,84%) y del sombrero (de 95,73% a 96,89%).

En cuanto a las gafas de sol, obviamente la eficacia de la protección también depende del grado de seguridad de las gafas, con una escala de protección que va del 68,74% al 92,56%.

Asimismo, el diseño del armazón y la montura de las gafas también juegan un papel importante a la hora de proteger los ojos de la radiación solar. Por tanto, la capacidad de atenuación de los rayos solares es muy variable y depende principalmente del tamaño, forma y posición de las gafas de sol sobre el rostro, en los diferentes momentos del día.

En cuanto al uso del sombrero, intuitivamente, la protección de los rayos UV depende mucho del ancho del ala y en cuanto a las gafas, de cómo se colocan en la cara.

Las condiciones climáticas y la posición en el globo son otras variables que podrían influir de alguna manera en los resultados obtenidos del estudio, que en cambio tuvo en cuenta características específicas de la luz ultravioleta.

 

Bibliografia:

Yan Deng et al., Effect of Protective Measures on Eye Exposure to Solar Ultraviolet Radiation, Photochem Photobiol. 2021 Jan;97(1):205-212. doi: 10.1111/php.13327.

Dr. Carmelo Chines
Direttore responsabile